5 Consejos para ver el certamen de Eurovisión

Consejos para ver certamen de Eurovisión

EUROVISIÓN, LA GRAN FIESTA DE LA CANCIÓN EUROPEA, SE CELEBRA ESTE FIN DE SEMANA EN LISBOA

  • Busca Eurovisión en la Wikipedia: víctima de un ineficaz sistema educativo, y de la voracidad de las nuevas tecnologías, has olvidado por completo qué es Europa y eso de Eurovisión. Acude a la Wikipedia para ponerte al día sobre ese concurso del que tanto has oído hablar en las últimas semana
  • Obliga a tus amigos a que lo vean contigo: reconócelo, tus planes de fin de semana ya no son lo que eran. Aburrida/o y cansada/o de la vida nocturna, has pasado de ponerte hasta el culo de viernes a domingo, a no beberte ni un cubalibre “por aprovechar la mañana”. Para darle un poco de mordiente a tu inexistente vida social, acude a tu denostada agenda de contactos y plantea a tus amigas y amigos una quedada para ver Eurovisión y lo que surja; aunque en realidad no quieran verte el careto.
  • Disfrazaos como unas/os mamarrachas/os: a nadie le interesa realmente Eurovisión así que ¡qué mejor idea que disfrazarse como un auténtico payaso para ver el certamen! Un concurso que solo interesa a travestis y drag queens, se merece que te vistas como tal para homenajear a grandes artistas como Conchita Wurst o Dana International. Eso sí, haz muchas fotos para dejar constancia de que tú sí sabes pasártelo bien.
  • Poneos vídeos del Coachella: afortunadamente los representantes españoles actuarán en segundo lugar. Tu inexperiencia como espectador de Eurovisión, así como por tu espíritu underground del que haces gala de manera constante en redes sociales, hará que tú y tus colegas perdáis el interés por el concurso mucho antes de lo esperado. Como el Primavera Sound está a la vuelta de la esquina, y os puede el ansia puerca por la llegada de tan ansiada cita, poneos en YouTube los vídeos más destacados de la última edición del Coachella. 
  • Critica el último disco de Arctic Monkeys: a pesar de haber salido hoy, ya lo has escuchado al menos 17 veces. Suficientes para llegar a la conclusión de que es, hasta la fecha, uno de los peores discos de las últimas dos décadas. Tus colegas, otros músicos frustrados como tú -pero igual de melómanos-, arden en deseos en destripar a Alex Turner y los suyos por semejante aberración; exceptuando a tu amigo el gafapasta con cara de muñeco que irá a verles en primera fila en el Primavera y el Mad Cool.

Artículos Relacionados