Cosas que deben gustarte si quieres ser un buen indie de mierda

Cosas que te gustan si eres indie

HOY OS OFRECEMOS UN LISTADO DE LAS COSAS QUE SÍ DEBEN GUSTAROS SI QUERÉIS SER INDIES DE MIERDA DE PRIMERA DIVISIÓN

1. Los picnic electrónicos: representan tu decadencia como ser humano; eres una persona adulta que todavía no ha aceptado que anhela sus años de juventud, y que pronto se enfrentará a cosas como la alopecia, la menopausia o el Sonorama.

2. La Vida Moderna: pero solo por el qué dirán, en realidad Ignatius te da puto asco.

3. Los bares de viejos: reconócelo, te hace sentir cosas raras que alrededor solo haya jóvenes.

4. Las camisas hawaianas: son el único tótem al que puedes aferrarte para seguir llamando la atención sin que nadie piense que eres gilipollas, dado que todo el mundo las usa –vives rodeado/a de gilipollas-.

5. La Habitación Roja: junta los dos anteriores puntos, súmale tu falta de autoestima y tendrás la respuesta.

6. Primavera Sound: no conoces ni a la mitad de los grupos y en realidad vas solo por decir que has ido; de hecho, te pones moco y llegas al recinto a eso de las doce de la madrugada, y ello en el mejor de los casos; tu sitio está en el Sonorama, pero te empeñas en hacer frente a lo inevitable e incluso te atreves con algún que otro concierto de trap –que es música de quinceañeros confusos que todavía no han definido lo suficiente sus gustos como para poder decir que tienen gusto por la música-.

7. La revista Vice: la odias con todas tus fuerzas, como casi todo el mundo –a excepción de sus redactores, quienes están muertos por dentro-, pero, pese a todo, te lleva inevitablemente al recuerdo de aquellos años en que molaba y era lo más –y de eso ya hace más de una década-.

8. Joan Cornellá: tu concepto de humor negro se limita a hacer chistes sobre Irene Villa, motivo por el cual careces de puta gracia desde aproximadamente los años 90; este dibujante te hace sentir bien porque es capaz de hacer humor negro con lo básico, y seamos sinceros, careces de ingenio: te sigue gustando la Vice.

9. DCODE: para ti los festivales multitudinarios ya no están de moda, lo que ahora se lleva son los pequeños conciertos de grupos que importan una mierda a todo el mundo; DCODE es la única opción que te queda a la hora de poder decir semejante gilipollez y quedarte tan ancho/a, puesto que ni siquiera se le puede considerar un festival de verdad y las bandas que suelen confirmar importan una mierda a todo el mundo.

10. Hinds: en un país como este, en el que se machaca toda aquella propuesta que se salga de lo establecido previamente por los moderadores del buen gusto patrio –fachas, calvos, castizos y gilipollas varios-, decir que te gusta la “música” de las Hinds es casi como haber ido a la primera edición del Primavera y tener pruebas de ello. Además, en España jamás habrá un concierto multitudinario de las Hinds: muertos dos pájaros de un tiro.

11. Los acústicos de bandas indies españolas: solo hay algo más vergonzoso que hacer indie en español: ir a ver indie en español tocado en acústico. ¡Que no decaiga!

12. Saber y ganar: eres pedante por naturaleza, y lo malo de ser así es que, por norma general, resultará fácil cerrarte la boca; quizá con Jordi aprendas algo.

13. PlayGround: si existe un medio capaz de coger la Wikipedia y transformarla al formato audiovisual con videos sumamente fútiles e insustanciales pero estéticamente atractivos, ese es PlayGround. Parte de tus conocimientos se basan en seguir a dicho “medio” en Facebook. Das lástima.

14. La Bien Querida: tiene un tema bueno, es más que suficiente. Cubre todas tus necesidades como indie medio rendido al patetismo.

15. Murcia: guardas muchos recuerdos de anteriores ediciones de SOS 4.8 y ello, por alguna extraña razón, justifica el hecho de que semejante secarral pueda ser una opción viable a la hora de hacer una escapada de fin de semana y asistir a la segunda edición de su hermano subnormal: WAM Festival.

16. Los conciertos en FNAC: así al salir te puedes comprar un vinilo y que te lo firmen para tu excelente colección de discos de mierda que acabarán tarde o temprano junto a un contenedor de basura –no, jamás acabarán en un museo; la globalización ha puesto en su sitio a los/as soplapollas como tú hace mucho tiempo-.

17. Ciudadanos: no hay nada más casposo que votar a Ciudadanos, ni siquiera votar al Partido Popular. Es tan indie que hasta mola.

18. Wes Anderson: argumentos insustanciales narrados de manera que parezca que verdaderamente se está contando una historia, interpretados por actores de segunda división que por disfrazarse de payasos de repente parecen volver a la primera línea del cine de culto, todo ello enmarcado en una estética barroca que se asemeja más a un puti cualquiera de Rumanía que a una propuesta de cine independiente sobria y revolucionaria: no necesitas nada más. Ahora que David Lynch ya no está de moda tienes a un nuevo vende-humo al que adorar.

19. Instagram: tu único modo verdadero de atajar la desidia y el agotamiento vital es proyectar en redes sociales que tu vida no es una puta mierda, aunque verdaderamente lo sea; has de estar siempre a la última, pagar entradas de conciertos a los que no atenderás para poder sacar una foto y un par de historias y que todo el mundo sepa que has ido; sonreirás aunque sobre tu mesilla de noche descansen frascos vacíos de antidepresivos, porque lo más importante es que la gente crea que eres feliz. Ahora puedes subir galerías de fotos en una sola publicación, pero ello no cambiará el hecho de que anhelas suicidarte.

20. The New Raemon: desde que los Standstill ocupan el lugar que les corresponde –la más absoluta negación por parte de su antiguo público, así como un azote constante de mano del látigo de la indiferencia- nos vemos en la necesidad de buscarnos un nuevo futurible juguete roto que nos flipe muy mucho durante un ratito y que luego pase a sudarnos los cojones. Ocurrió en su momento con Havalina, y lugo con Standstill: ahora es el turno de Ramón.

Artículos Relacionados