“Odio a Iron Maiden, pero me jode que las pijas lleven sus camisetas”

EN MONDO INSONORO HEMOS QUERIDO ANALIZAR EL FENÓMENO DE LAS CAMISETAS DE GRUPOS EN PULL & BEAR, STRADIVARIUS, ZARA, Y OTRAS GRANDES CADENAS DE ‘ROPA RÁPIDA’

Ramones, Led Zeppelin, Metallica, Sex Pistols, Guns N’ Roses, Iron Maiden… Star Wars -que no es un grupo, pero también nos jode- han sido algunas de las víctimas de grandes cadenas de ropa como Zara, Stradivarius, o Pull & Bear, entre otras muchas, denominadas por el célebre sociólogo belga Edmond Coppens como ‘cadenas de ropa rápida’ -por no llamarla basura-.

Resulta bastante usual encontrarse a bloggers e influencers de todo el mundo luciendo estas prendas, y muchas de ellas -y ellos-, por no decir todas, ni siquiera conocen a las bandas. Lejos de pretender insinuar que quizá sean gilipollas, Mondo Insonoro ha salido a la calle para preguntar a la gente si dicha actitud les parece moralmente aceptable, o si por el contrario estamos ante un claro atentado hacia el buen gusto y la propia inteligencia.

 

“A mí no me gusta el metal, de hecho odio a Iron Maiden, pero me jode que las pijas lleven sus camisetas”, ha asegurado a nuestra reportera Cristian Abelardo, rockero desde hace más de veinte años, añadiendo que “si yo no me pongo camisetas del Partido Popular, La Falange, Hitler, Carmen Sevilla, y toda esa mierda que le gusta a los pijos, no entiendo por qué ellos no muestran el mismo respeto”.

Tras varios días recorriendo la Gran Vía madrileña, preguntando a numerosos transeúntes -de diversas edades y gustos- por esta cuestionable actitud, hemos llegado a la conclusión de que, verdaderamente, tal realidad es ofensiva, lastimosa y poco inteligente.

 
“Yo estoy en contra de la violencia, pero me entran ganas de hacer una matanza cada vez que entro a Instagram”, ha sentenciado El Drogas, añadiendo que “Mondo Insonoro me parece una soberbia mierda, no me hacéis ni puta gracia”.
 

Olga Bermejo, psicóloga infantil y fan de Amaral, tiene una opinión muy interesante al respecto. “Cuando no se tiene gusto propio, ni se han leído los suficientes libros, o escuchado a las suficientes bandas clásicas, ocurren estas cosas. Los niños entran al Supermercado y ¿qué quieren? Aquello que tenga más colorines, y que entre mejor por los ojos, aunque no tengan ni idea de que la lejía no es para bebérsela… pues lo mismo ocurre con toda esta pandilla de paletos. A mí no me gusta el metal, ni el punk, pero si pretendo que se me respete por escuchar a Amaral debo respetar yo también”.

Tras hacernos eco de que la mayor parte de los jóvenes -y no tan jóvenes- que visten camisetas de los Misfits no conocen al grupo, hemos querido ir más allá en nuestras investigaciones, llegando a la conclusión de que el 95% de las personas que se compran camisetas de grupos musicales en las tiendas de ropa anteriormente mencionadas, además de no conocer a los grupos, están muy por debajo de la media en lo que se refiere a inteligencia y capacidad analítica, y que la mayor parte de ellos son fans de Alejandro Sanz.

 

“Es que encima ponen hashtags las muy imbéciles, creerán que somos una marca de ropa, o algo así… No debí haber permitido la cesión de derechos, la culpa es mía, por ser un pesetero de mierda…”, twitteaba hace unos días Steve Harris, líder de Iron Maiden.

Por su parte, Johnny Rotten, líder de Sex Pistols, ha querido aclarar que “me coméis los cojones por la base del tótem, ¿clarito?”.

Artículos Relacionados