Análisis rápido Primavera Sound 2017

REPASAMOS, UNO POR UNO, Y BREVEMENTE, LOS NOMBRES QUE COMPONEN EL CARTEL DE ESTA NUEVA EDICIÓN DEL PRIMAVERA SOUND

!!! (Chk Chk Chk): un tío en calzoncillos que no sabes si canta o gime una y otra vez, y que es muy sexy frente al micro, con bases rítmicas muy guapas. Vas a bailar mucho. Si alargas lo suficiente la velada igual te lo encuentras de mañaneo (verídico, PS2014). Voy a preparar café. Va a ser una noche larga; son muchos nombres.

7 Notas 7 Colores: Josemi el burlao’… ya sabéis, el niño gordo de Aquí No Hay Quién Viva… ¡Ah, no, es Mucho Muchacho! Referente del rap español. Tiene un par de rimas decentes. No es para ponerse a pegar tiros en un suburbio, pero bueno…

Abdulla Rashim: ritmos envolventes y misterios. Crea ambiente, y se te lleva. Tiran peyote al público. A veces pega mal. En ocasiones los temas arrancan a la hora y media de su inicio.

About Leaving: indie de relajación, por si quieres meditar con las gafas de pasta puestas. Suena agradable. Es bonito.

Against Me!: banda folk punk liderada por un transexual. Temas míticos. Cita ineludible. A veces suenan demasiado teenager, pero molan.

Agorazein: trap. Es lo que escuchan los adolescentes de hoy en día. No es el típico trap de “todas son mu putas, y me comen el nabo”, esto no es Maluma. Algo más sutil que el resto. No me veréis por allí.

Alex Cameron: de la escuela Nick Cave; temas sombríos, profundos, y musicalmente exquisitos. Da un poco de grima. Viste como un yonqui de los 90, de esos que iban en chándal reflectante. Quizá le confundas con J, el de Los Planetas. Cuando empiece a cantar caerás en la cuenta de que no es él porque lo hace bien.

Alexandra Savior: Indie pop. Dream rock. Rock psicodélico. Alex Turner en chica. Mucha clase. Seguro que nos cae mal pero nos encanta en directo, como nos ocurrió con The Last Shadow Puppets.

Alien Tango: murcianos. Tocan en baños. No me fío de ellos. Iré a verles, sólo por corroborar mis sospechas.

Âme live: Dj que suena a Game Boy escacharrada.

Angel Olsen: folk rock. Indie rock. Pop Indie. Pop pop… Russian Red en buena, cantando en inglés y de izquierdas, así que te cae bien. Podría decirse, pues, que es Russian Red como si te cayera bien.

Anímic: típicas baladas en catalán, súper lentas y a doble voz; una femenina, y otra masculina. Si no hablas el idioma sentirás que casi casi entiendes la letra. Atípicos. Seguro que se solapan con alguien y no vas a verles, aunque podrían tocar a las cuatro de la tarde… motivo por el cual no irás a verles.

Annette Peacock: ex esposa del difunto Paul Bley, pianista y compositor de jazz canadiente. Conoce la cocaína. Bebe. Es pasivo-agresiva. Nos gusta.

Aphex Twin: pastillas. Depresión. Electrónica. No sabes si es zapatilla, techno noventero o esquizofrenia, pero te mola porque vas beodo y colocado. Quizá al día siguiente necesites un psicólogo.

Arcade Fire: pastel. Pastel moderno. Pastel post-moderno. Rococó. A veces les amas, y a veces les odias. Sampler de David Bowie. Wake Up. Todos se abrazan y corean. Reflektor está muy quemada, pero en directo te flipa. Cuando acaba el concierto te dices a ti mism@ que no volverás a verles en directo. Van como tres o cuatro veces que lo dices. Eres repetitiv@, muy gafapasta, y algo hipócrita contigo mism@. Quizá también lo seas con el resto. Deberías ir al BBK.

Aries: no cogen el teléfono. Les confirmaron así, medio a ojo. Se van a caer del cartel.

Aurora Halal: Dj y artista visual. Paranoia de la buena. Oscura. Transcendental. Habrás de colocarte. Si no te metes mejor ve a ver a otr@.

Autarkic: new-wave a tope, de calidad, intenso y armonioso. Nos encanta. Compraremos hombreras y éxtasis líquido para disfrutarlo como Dios manda. Si te da una sobredosis en pleno concierto te regalan un cupcake de hormonas y células madre.

Avalon Emerson: si lo que quieres es electrónica experimental de calidad estás ante una ocasión excepcional. Tiene un toque pastel que nos encanta, y se aleja de lo que acostumbramos a escuchar en este tipo de género… aunque tampoco es que escuchemos demasiado.

BADBADNOTGOOD: post-bop, hip hop instrumental, jazz, electrónica… Uno de esos conciertos que no tienes ni idea de qué vas a ver hasta que estás en él y te das cuenta de que no tienes ni idea de lo que estás viendo, pero te mola. Algo así como The XX en su primer disco, antes de que cantase que aburren hasta a las piedras.

Barbott: nos recuerdan a Foals, que también nos encantan. El vocalista tiene el pelo bonito… en realidad todos los integrantes del grupo tienen el pelo bonito.

Belako: a saco. Rock en estado puro. Caen bien. Lo dan todo. A veces suenan guay, y otras de culo, pero no te arrepentirás de haberles visto porque salta a la vista que molan.

Ben UFO: típico Dj oscuro, con pinta de poeta decadente, que hace electrónica oscura y decadente, con una estética de sonido decadente, a la par que oscura… Uno de esos típicos niños rata oscuros y decadentes que nos flipan. Lo de UFO va en serio; suena alienígena.

Berri Txarrak: pasan tres temas hasta que te das cuenta de que cantan en vasco, y no en inglés. Descarga potentísima. Unos míticos.

Bicep: de esa electrónica que parece que suena todo igual, pero cuando te das cuenta llevas cuatro horas de sesión y te lo has pasado de puta madre. Buen rollo.

Bon Iver: Lloras. Cuando acabas de llorar quieres llorar más. No sabes ni qué coño de género maneja el tío, pero igualmente lloras. Tu colega te dice que tiene un montón de bandas. Sientes lástima por él, debe de sentirse muy solo.

Broken Social Scene: indie rock sobrecargado. Algo barroco. Son muchos. Cuando salen al escenario dices; “¡Hala, son muchos!”. Cuando acaba el concierto dices aquello de; “¡Joder, eran muchísimos!”. Te han gustado, y ello te hace sentir culpable. Te acabas pillando el disco… bueno, el vinilo porque eres muy gafapasta. Yo me lo he descargado.

Cigarettes After Sex: te entra mucho sueño y te vas a otro escenario. A la vuelta del festival, unos días después de llorar la resaca, te escuchas la discografía entera de tranquis en casa.

CLUBZ: al principio te dan un poco de no sé qué, pero al final acabas bailando. Al día siguiente te sientes como si te acabases de despertar con Rossy de Palma tras una noche loca de mojitos y speed. Aun así te pones a escucharles en casa, llorando desnud@, en el armario, pintándote la cara con una barra de labios roja porque te sientes como una zorra.

Conttra: Gabinete Caligari con gomas elásticas en los huevos… ¡hasta luegui!

Converge: metalcore, grindcore, deathcore… Todo lo que acaba en “core” elevado al infinito. Te sientes como si un burro te hubiera empalado los oídos. Te pitarán por semanas. Sólo para lomos curtidos en el metal.

Cymbals Eat Guitars: Indie rock, punk, shoegazing, emo… Yo qué sé, ¿góticos?

Damned: junto a The Clash, y a los Sex Pistols, son responsables de iniciar el movimiento punk en Reino Unido; lo que la aguja ha unido, que no lo separe el Primavera Sound.

Dave P.: electrónica marrullera, oscura, callejera, con cierto aire new-wave. Debes unirte a una banda, o estarás perdido. Nos encanta.

Death Grips: puede que el hip hop más experimental del momento: gamberro, oscuro, violento y muy crudo. Digno de ver. Apuesta segura.

Descendents: hardcore en estado puro, del de los inicios. Si no te gustan bandas como Minor Threat, Agnostic Front, Black Flag, etc, búscate una opción mejor. Apto para veganos.

Discos Paradiso Crew: alguien tiene que tocar a primera hora, para amenizar el cubateo. Si te pilla de buena onda, lo agradecerás.

Dixon: ante todo un Dj de house. Aroma berlinés, y trance asegurado. No es el típico techno dance de fiestuqui en Ibiza: éste es bueno.

Dj Coco: accionista del Primavera Sound. Más mítico que las pesetas. Te mezcla Chimo Bayo y Alaska a las siete de la mañana, tras el cierre del festival, y consigue que te mole. Guarda una pasti para la ocasión. Consejo de veterano.

Dj Dustin: un Dj.

Dj Tennis: otro.

Don’t DJ: este dice que no, pero sí que es.

El Petit de Cal Eril: típico grupo catalán. Son buenos, pero no les entiendes. Si eres catalán/a les has visto media docena de veces, así que, a no ser que seas muy fan, te irás a ver a otros. Les gusta U2.

Elmini: un barriobajero con un sampler.

Elza Soares: samba de la buena. ¡Pero qué vozarrón tiene esta tía, joder! Carismática, reivindicativa, loca, profunda… Nos recuerda a Nina Simone, salvando las distancias. De esos conciertos que, aunque no te atraiga demasiado el género, suman siempre.

Fatima Yamaha: música electrónica con sabor a Amsterdam. Es extraña, y original, pero sobre todo equilibrada y agradable. Pinta a conciertazo ‘made in escenario Ray Ban’. Igual vamos.

Ferenc: ¿eins?

Flying Lotus: electrónica al uso. Original. De la que mola. Muchas luces. Efectos guapos. Si eres epiléptico mejor ve a ver a Cigarettes After Sex.

Formation: cosecha del Primavera Club 2016. Jajaja os he dejado como estabais.

Frank Ocean: uno de los mejores raperos del momento, desde Nueva Orleans. Pinta fino. Oscuro, no porque sea negro, sino porque su música es cruda. Dicen que va con una katana a los conciertos.

Front 242: principal referente de la evolución de la música electrónica. Son excéntricos, y algo cargantes, pero molan un huevo, y les debemos mucho… aunque casi no habíamos oído hablar de ellos hasta hoy.

GAS: todos los temas del disco se llaman Untitled. Molan para ponerse de heroína.

Glass Animals: un par de temas buenos, y alguno que alcanza a ser pasable. El último disco va guay para calzar mesas. Indie raro. Si fuese el SOS les verías, pero siendo el PS posiblemente te estés perdiendo algún conciertaco.

Gojira: metal psicotrópico. Si te pasas con la mandanga igual acabas viendo ballenas voladoras. Experimental. Valiente. Original. Si te gustan Tool, y no les conoces, va a ser el PS más feliz de tu vida.

Gordi: extraña e hipnótica. Interesante. Buena voz. Puede que la veamos, como puede que no, pero si lo hacemos seguro que no nos arrepentimos. Suena a PJ Harvey como si nunca hubiera copulado con Nick Cave.

Grace Jones: una mítica. Un clásico. Algo digno de ver. Cuando de pequeño mi madre me hablaba del Coco me la imaginaba a ella cantando “I Need a Man”. De aquella no comprendía.

Grandaddy: indie rock. Rock espacial. Pink Floyd sin LSD. Jim Morrison sin heroína. Sara Montiel sin maquillaje.

Hamilton Leithauser: No sé vosotros, pero Mondo Insonoro no piensa perdérselo. Rock con mucha clase, original, rítmico, atrevido y profundo. Un viaje a otro tiempo. Como si The Black Keys, tras tantos buenos temas, hubieran resultado ser una buena banda.

Henrik Schwarz: es alemán y le flipan las boiler room; blanco y en botella.

Her Little Donkey: esta gente suena de puta madre, eso lo sabe un tonto. De esos posibles solapes que, aunque parezca que no en el momento porque vas cocido, joden y mucho. Pop con toques indie, rockerillo, y con sabor de aquí. ¡Así da gusto!

Huerco S.: ambient. Interesante. Con toques minimal. Música para fumar, y relajarse; o beber, y relajarse; o relajarse, y morir; música, de eso estamos completamente seguros.

HVOB: electrónica típica para flipar con las visuales. Del tipo Trentemøller, pero menos oscuro. De una calidad sublime. De esos Dj que acabas escuchando a cuatro o cinco en cada Primavera Sound y no sabes ni distinguirlos, con una diferencia fundamental; la espectacular voz femenina que acompaña, que nos vuelve locos.

InnerCut: si te gustan Moderat, que están muy de moda últimamente, InnerCut es una apuesta segura. Con menos falsete, y más experimental.

Iosonouncane: ni con tu dinero.

It’s Not Not: bailongo, rockero. Me recuerdan a Franz Ferdinand cuando todavía molaban.

Japandroids: happy punk, de ese que nos pone tristes; pero eso nos gusta.

Jardín de la Croix: instrumental. De aquí. Para los amantes del género. Son majos, les entrevisté hace cinco años.

Jeremy Jay: indie pop con sutiles toques psicodélicos. Si te gustan Tame Impala puede funcionar, y encima éste no tiene cara de hámster discapacitado. Era el tercero de Los Pecos.

JMII: house neoyorquino. Suena a Sexo En Nueva York. Es tarde. Tengo Sueño. El cartel es interminable.

Joey Purp: típico rapero negro que dice muchas veces “nigga” en sus temas. Suena bien, pero como no eres un hermano jamás entenderás su mierda. No sé si eso último es racista, me refiero a que… a la mierda, tengo mucho sueño, es tarde. Ha dicho nigga otra vez. He perdido la cuenta.

John Talabot Disco Set: electrónica puntera. Experimentación a tope. Buen momento para tomar un piscolabis tranquilo, con música de fondo, sin necesidad de hacerle mucho caso. Buenas visuales. Tu colega quiere ir al Ray Ban que toca no sé qué grupo indie; mándale a la mierda, ¡siempre con prisas!

Joy Orbison: un robot. House. Boiler room. ¿Dónde estoy?

Julia Jacklin: Lana del Rey en gafapasta. Un indie muy refinado. Suena bien. Wes Anderson dirige sus videoclips.

Julie Doiron: herencia de Acadia. Cantante canadiense de culto. No la vamos a ir a ver casi seguro, pero es una músico cojonuda. Recomendable 100%.

Junun featuring Shye Ben Tzur & The Rajasthan Express: no queda espacio para explicaciones.

Kelly Lee Owens: fantasmagórico, experimental… Nos recuerda a Warpaint, y Warpaint molan.

Kepa Junkera & Los Hermanos Cubero: ni puta idea, pasando. Tocan la guitarra muy rápido. Te imaginas a Pancho Villa galopando por el desierto, o a Masiel bajándose vasos de orujo de penalti.

Kevin Morby: indie rock. Folk rock. Chopped pork.

Khidja: otro Dj rarito de cojones.

King Gizzard & The Lizard Wizard: guitarras locas, sonido psicodélico… Nada que no hayamos visto mil millones de veces, y aun así nos mola, y acabaremos yendo a verles; no tenemos personalidad.

King Krule: albino… o no. Pelirrojo… o no. Trajeado, elegante, imponente… o no. Un rockero de los de antes. Garage rock inglés, pero con un sonido excelente. Da un poco de grimilla, pero al cabo de un par de temas te haces a él. Su manager le ha aconsejado no tocar en Nigeria.

King Sunny Adé: música tradicional africana… y no son horas.

KiNK: otro Dj.

Kokoshca: típica banda española que juegan con el rollo de la Movida Madrileña, y que si el rock inglés esto, y lo otro, pero acaban sonando como Parálisis Permanente cuando se tomaban los antidepresivos; o sea, que suenan bien, y eso no es bueno… En serio, ya no sé ni lo que digo. En Mondo Insonoro son unos negreros; ¡soy becario, no vuestro esclavo, cabrones! ¡Necesito dormir!

Kornél Kovács: Otro Dj. Ya me suenan todos igual.

Lady Wray: mítica rapera negra yanqui que se pinta las cejas y tiene una voz macanuda. Sabor a soul, y a jazz… Si te gusta Amy Winehouse es tu día de suerte. Por ahora todavía no ha dicho nigga ni una sola vez.

Lauer: electrónica gafapasta. Por momentos me recuerda a M83… aunque igual es un grupo indie, y me confundo.

Les Cruet: punk ibérico, crudo y contundente. Janis Joplin y Exene Cervenka echando un mal polvo en los setenta, y pariendo un/a hij@ monísimo@. Me dan ganas de quemar la redacción.

Les Sueques: Los Suaves en francés escrito en francés.

Let’s Eat Grandma: dan un poquito de mal rollo al principio, en plan el niño de La Maldición, o la cría de The Ring, pero cuando te acostumbras molan. Suenan distinto a todo. Oscuro. Experimental.

Local Natives: definiré su último disco con una sola palabra: SUBLIME. Indie rock de calidad, puntero y diferente. Quizá acabes entrándole al novio de tu hermana, así, sin querer, pero ella lo comprenderá porque irá hasta el culo de MDMA, como todos.

Lord Of The Isles: No sé qué es esto… electrónica de rave, o algo así. Igual es tu abuela desenroscando la tapa del bote de mermelada.

Lvl Up: rock alternativo, indie, medio emo; Góticos reconvertidos, eso seguro

Mac DeMarco: el Señor Buen Rollo vuelve al Primavera Sound. Indie rock. Sólo por escuchar en directo “Chamber of Reflection” merece la pena. Te harán reír. El guitarra tiene un cangrejo taleguero tatuado en el brazo; cuando acabe el concierto tú también querrás tener uno.

Mannequin Pussy: recuerdan a Sonic Youth por momentos, pero mucho más melódicos. Guitarras contundentes y una voz cojonuda. De no ser porque me han encadenado a la mesa bailaría. También me recuerdan a The Smashing Pumpkins.

Máquina Total: es de coña, ¿no?

Maresme: no salen en Youtube.

Marie Davidson: oscuro. Muy Chromatics. Gaspar Noé dirige sus videoclips. Antidepresivos. Cortes en las muñecas. Pilates los domingos. Pintarse los labios llorando en la ducha. Nos gusta.

Marta Delmont: cantautora catalana. Tiene una voz bonita. Toca a las tres en el escenario ADIDAS seguro.

Matrixxman: se llama Matrixxman, no me hace falta ni escucharlo para saber que es otro Dj.

Medalla: murió al nacer.

Melange: indie en español. No se escucha bien porque es un video grabado con el móvil en la sala Sol.

Metronomy: poperada de las gordas. Antes tenían un bajista negro que daba un buen rollazo que no veas. La baterista cae en gracia. El cantante es un gordo pelirrojo. Tienen un tema bueno… dicen.

Michael Mayer: otro Dj.

Miguel: el mítico Miguel, hijo del carnicero.

Mishima: rock en catalán. Son míticos. Seguro que alguien va a verles.

Mitski: rock alternativo, potentísimo, desde Japón. Emocional. Intenso. Caótico. Con matices depresivos. Nos gusta; además de sonar bien no es otr@ Dj.

Moscoman live band: Otro Dj. Mete cosas de Jazz y así. No sé. Igual mola. O no.

Muñeco: es sabido que nos gustan. Indie rock con buenas melodías, original, lleno de sorpresas. Querrás verles, pero vas a ir muy pedo, así que igual pasas y ya te esperas a los cabezas de cartel; para eso no te compres el abono, haz el favor.

Murdoc: más de lo mismo.

Museless: música alternativa de gran calidad, original y muy fina. Les escuchas, te molan, y de repente te dicen que es una sola persona, a lo que contestas; “¡NO ME JODAS!”. Nosotros vamos a ir a verla. ¡Nos encanta!

Nikki Lane: tranquilo, buen rollo, una voz muy bonita, y temáticas indie. Os gustará, de no ser así no os habríais comprado el abono. Perfil Primavera Sound 100%.

No Zu: no sé qué coño es esto pero me gusta. Es como una mezcla abominable entre Locomía y !!!.

Noga Erez: hip hop. Electrónica… rollito urbano. ¿M.I.A? No, mola más que M.I.A, y eso que M.I.A mola mucho. ¡Joder, qué guapo! Suben los decibelios… y vuelven a bajar… !Y subidón otra vez! Música para ponerse chuleta, y dejarse llevar por el flow.

Nots: cuarteto femenino engendrado en el punk rock más alternativo. ¡Nos flipan!

Odina: Russian Red con más voz de pito. Esta es de centro. Sabor londinense. Rollo peli romántica. Si alguien tiene pensado pedir matrimonio a su pareja en el PS será la ocasión idónea; si os ponéis en contacto con ella fijo que os echa un cable, parece maja.

Operators: no diré que voy al festi por ellos porque acabo de conocerles, pero de haberles conocido antes iría por ellos. Entrad en Youtube y echad un vistazo al Live on KEXP que se han marcado… ¡ACOJONANTES!

PAVVLA: cantautora. Voz agradable. Dulce. Muy poética. Trastorno límite de personalidad. Transmite mucha paz; te apetece hacer pasteles y matar al cerdo de tu ex.

Pearson Sound: Dj de bombo y caja. A partir de las cuatro de la mañana puede estar bien. Al día siguiente ni te acordarás de haberle visto, pero habrá molado.

Pedro Vian: electrónica ambiental, en ocasiones algo trallera, pero poco. Vas a parecer un zombie bailando.

Pender Street Steppers: Dj. A veces suena analógico, pero no lo es.

Phurpa: Sunn O))) disfrazados de unos tíos más raros que los de Sunn O))). Por supuesto nos encantan.

Pinegrove: indie rock teenager. Country alternativo. Salían en la banda sonora de American Pie… o al menos se parecen a unos que salían.

Playback Maracas: gafapastada made in Spain.

Polar Inertia: electrónica oscura y contundente; pesada, en el mejor de los sentidos.

Pond: el videoclip de Dope Hat de Marilyn Manson en versión indie; psicodélico, con muchos cambios de ritmo inesperados, horterilla, barroco… Muy Beatles.

Preoccupations: post-punk, o eso dicen, aunque a nosotros nos suene a gótico. Allí estaremos.

Priests: rock, con toques del punk más ligth. Suena a irse al Fabuloso Club a ver pinchar a Silvia Superstar, muy pedo; más que ella, si cabe.

Rebuig: un macho cabrío recién invocado sosteniendo a un bebé en brazos haciendo malabares sobre un tablón podrido que se sostiene entre dos sillas sobre una cama de cuchillos que, amenazantes, permanecen en vertical, a la espera de verle caer. Recuerdan a Converge por momentos, y tienen mucho de Pantera, o de Lamb of God. Para los amantes del death más crudo y pesado.

Recondite: dj alemán. Experimental. Oscuro. Calvo.

Retirada!: le pusieron la exclamación creyendo que así sería más fácil encontrarles en Internet.

Romare: Ratatat si nunca hubieran abusado del ácido y se hubiesen inclinado más por las pastillas y el cristal. Bailable. Original. ¡Nos encanta este chico!

Rosalía & Raül Refree: flamenco sentido. Gitaneo en estado puro. Sabor del sur. Muxo arte.

Royal Trux: rock alternativo, con influencias de “todo un poco”. A veces suenan grunge. Otras veces suenan Noise rock. Axl Rose con vagina. Red Hot Chili Peppers cuando eran buenos, y de eso hace ya más de una década.

Run The Jewels: al escucharles entiendes de qué coño va eso de “rap alternativo”.

S U R V I V E: el tema de la cabecera de Stranger Things es de ellos; un montón de gafapastas asegurarán conocerles de antes, y fardarán, aunque al resto no nos importe un carajo. Al menos no han tocado en ediciones anteriores del PS, motivo por el cual nos evitarán el clásico “a mí me gustaron más en 2000 X”.

Saint Etienne: ciudad francesa.

Salfumán: ácido clorhídrico.

Sampha: rap. ¿Existe algún/a negro/a con mala voz?

Sau Poler: dj de Badalona. En algún punto intermedio entre el house y el IDM.

Seu Jorge plays The Life Aquatic. A Tribute to David Bowie: un tío con una guitarra tocando canciones de David Bowie. Nada que no podamos ver en el garito de turno de cualquier ciudad del mundo una noche de viernes cualquiera.

Shelby Grey: M83 si hubiera sido una banda de principios de los 80.

Shellac: noise rock… Post-hardcore… Me suenan a Kyuss.

Sinkane: como tomar ácido frente a un mural de leads, con una lista de música que aúne todo lo bueno que ha parido madre en los últimos cuarenta años de historia de la música: rock, psicodelia, shoegazing, rhythm and blues, Jazz, krautrock, reggae, funk… ¡Carne del Ray Ban! Todavía recordamos a Jungle (edición 2015) con nostalgia.

Skepta: nigga nigga nigga nigga… Yeah, yeah, nigga! Referente del rap actual. ¡Suena asesino!

Skinny Puppy: industrial. NIN como si jamás hubieran contado con la genialidad de Trent Reznor. Habrás de colocarte una pelota de goma roja en la boca, y tener una palabra clave. Parecen tres papagayos góticos. Dan cosica.

Slayer: jo jo jo… Sus satánicas majestades -las de verdad, y no las que tocan en La Habana para hacer publicidad a Tío Sam- aterrizan en el PS; sangre, destrucción, el diablo, matar curas, robar lápices en Ikea, joder al mundo… En realidad son buena gente. Metallica son Las Supremas de Móstoles al lado de Slayer.

Sleaford Mods: dos macarras ingleses con bases molonas, cagándose en todo lo conocido. Acento cerrado, barriobajero… Dan ganas de pegarse a la salida del estadio con los hinchas del otro equipo. ¡Adoramos a esta gente!

Sleep: dormir en inglés. Me encantaría hacerlo en cualquier idioma ahora mismo.

Slim Cessna’s Auto Club: Denver, Colorado; allí hubo indios y vaqueros, y esta gente puede dar fe de ello. Country alternativo, dicen algunos.

Solange: una de las voces más dulces y atractivas que se pasarán por esta nueva edición del PS. Mucha clase, no como la hortera de su hermana. Sabor afroamericano. Soul, el mejor rap y algo de funk… ¡Nos flipa!

Soledad Vélez: desde Chile con amor. Una gran voz femenina, canciones lentas a la guitarra, y ritmos suaves de percusión para acompañar; si te acaba de dejar tu pareja, o estás pensando en dejarlo tú, es una gran ocasión para llorar y hacer examen de conciencia, o cargarse de valor ante la que está por caer. Posiblemente vayas pedo y te la sude todo, así que ni te rayes.

Sorry Kate: algo harías a Kate si tienes que pedir perdón…

Swans: locura desértica. Stoner metal. Doom metal. Rock oscuro… ¿Drone? ¡Qué sé yo! Suena asesino, y eso mola.

Swet Shop Boys: los Pet Shop Boys de Bollywood… ¿eso ha sonado racista? ¡Qué sensibles que sois, por Dios!

Talaboman: dj raro. En el cole no era popular. En la universidad consumió drogas de diseño. Jamás acabó sus estudios. Tiene un secreto inconfesable. Vale, eso último es inventado. Corrijo, es John Talabot de nuevo. Decepción.

Teenage Fanclub: Sidonie en inglés, pero como si supiesen tocar.

The Afghan Whigs: rock alternativo con toques de soul; no lo digo yo, lo dice Wikipedia.

The Black Angels: rock desértico, a la par que elegante. Dan ganas de robar una Harley, atracar una gasolinera, y que la policía te muela a tiros en la frontera con Mexico.

The Growlers: música surf. Rock psicodélico. Garage rock… ¿Sabéis esas típicas lumis de las pelis de los 90 que dicen aquello de “quieres pasar un buen rato”? Pues eso. La voz recuerda a Alex Turner.

The Magnetic Fields: como si Juno hubiera abortado en la primera semana de embarazo, y sin darse ni cuenta, ahorrándonos el film. Una manchita roja en las bragas que acabó yéndose por el desagüe.  Se nota que nos encantan cosas como el Indie pop, o el synth pop.

The Make-Up: garage rock… no sé, me suena a post algo… ¿Punk, quizá?

The Molochs: me he quedado en blanco. Va en serio.

The Mystery Lights: rock al uso. Suena desértico, pero muy neoyorquino. Impecables. De esos típicos melenudos que visten bien y saben disimular la resaca.

The Waterparties: adolescentes que han conseguido economizar sus años de locura. Hardcore punk. Me recuerdan a NOFX. Pegan más en el Mad Cool.

The Wave Pictures: rock alternativo, dentro de la escena lo-fi. Yo tampoco sé qué significa eso de “escena lo-fi”. Muy inglés. Mucho ritmo, y buena voz. Uno de esos conciertos en los que te enamoras de una banda que no tenías muy investigada; nos sucedió el año pasado con Protomartyr, y volverá a ocurrirnos este año con The Wave Pictures.

The Wedding Present: indie rock inglés desde mediados de los 80. Un referente. Una joyita. Un hito; si te gusta el indie, ve y conoce sus raíces.

The XX: soporíferos. Mucho sueño. Sueñísimo. Lo bueno que tienen es que son cabezas de cartel, así que con suerte se despejan el resto de escenarios. Tienen un disco que se deja escuchar; para dormir o cagar.

The Zombies perform “Odessey & Oracle” 50th Anniversary: un clásico del rock inglés. Va a estar lleno de puretas. Buen momento para tomarse unas cañejas y echar un vistazo a cómo era aquello de los 60.

This Is Not This Heat: en serio, es muy tarde para esto.

Triángulo de Amor Bizarro: “Nos vamos a Berlín, no quiero reproches; carretera y speed, toda la noche…” Ah no… Espérate, que esos eran otros… ¿No? Ya no estoy seguro de nada…

Tuff City Kids: los de la canción de Duffman.

Tycho: ambient del que te absorbe. Cuando estás en un festi y decides, en cuasi pleno uso de tus facultades psíquicas, respirar un rato de tanto estrés y acercarte a ver a un músico de toma y lomo como éste, ya puedes decir que sabes drogarte con responsabilidad. Has madurado. Lo siguiente es irte al Sónar y no mandibulear.

Vaadat Charigim: indie rock desde Tel Aviv. En serio, si te va el rollo has de marcarles como cita ineludible.

Van Morrison: Van Morrison.

Vladimir Ivkovic: podría ser el último dj al que escucho en el día de hoy, y ello me emociona.

Vox Low: oscuro. Deprimente… No me refiero a mi situación actual, tras cuasi completar mi análisis del cartel. Me recuerdan a Suuns, quienes lo clavaron en su actuación de la pasada edición del PS.

Wand: joder, por descubrimientos como este merece la pena ir al PS. Rock duro, melódico y pesado, a la par de ameno y cero repetitivo. Una apuesta segura. Una de esas bandas que un montón de melómanos engreídos fardarán de haber visto en 2017, dentro de unas cuantas ediciones.

Weval: electrónica con mucho flow. Teclados, samplers, e influencias del oscurantismo alemán que tanto nos mola en este género… Puede que sea la mayor soplapollez que suelto desde que he empezado a escribir este artículo, y no han sido pocas. Tengo sueño.

Weyes Blood: grandiosa voz. Estilo oscurete. Místico. Profundo. Escuela Nick Cave. Nos gusta Skeleton Tree, así que nos gusta ella.

Wheels: un tema de Foo Fighters.

Whitney: ¿no había muerto?

Wild Beasts: indie rock sentido, emocionante y agradable. Buen directo. Mucha pasión. Ideal para tener un momento mágico made in Primavera Sound. Cita ineludible.

William Tyler: indie. Folk pop… cosa rara. Se me parece al niño rata de Stranger Things, aunque también tiene un aire con la niña de Medeiros.

Youandewan: house… que es donde me gustaría estar ahora mismo.

Young Marco: gracias a Dios el último Dj… Buenas noches.

Artículos Relacionados