Consejos para colarte en el festival Tomavistas

Consejos para colarte en el Festival Tomavistas

TENIENDO EN CUENTA EL ABUSIVO PRECIO DE SUS ENTRADAS, HE AQUÍ NUESTROS CONSEJOS PARA COLARTE EN EL FESTIVAL TOMAVISTAS

Ir en un carro de bebé: como si de un capítulo de Little Britain se tratará, la moda que arrasa en los festivales de destrozar los oídos a los más pequeños de la familia -no tanto por el volumen, sino por llevarles a festivales de indie de mierda-, puede ser la excusa perfecta para colarte en el festival y pasar totalmente desapercibido. Eso sí, tendrás que renunciar a tu andrajosa barba; seas hombre o mujer.

Hacerte pasar por un mendigo: seamos realistas, eres un hipster del Pull & Bear de manual y cada vez que te mamas en exceso -es decir, cada fin de semana- se te pone esa cara de cagar en los portales tan del entorno indie. Ya tienes el trabajo hecho para pasar desapercibido como un sintecho más de los que merodean por el parque Enrique Tierno Galván. Una entrada libre para un vagaba es limosna para ellos.

Introducirse en un barril de cerveza: recuerda que, gracias a Mr. Wonderful y toda esa publicidad obscenamente hedonista e invasiva que tanto te deprime, no existen límites físicos que te impidan realizar dicha tarea.

Gritar «Alá es grande» en la puerta de entrada: ¿lo bueno? podrás entrar sin problemas; lo malo es que quizás el festival tenga que cancelarse por alerta antiterrorista.

Hacerte pasar por repartidor de Telepizza: recomendamos llevar los genitales escondidos en el interior de la supuesta pizza. Si resulta que el disfraz no cuela, al menos podrás enseñarles los huevos a los seguratas.

Disfrazarte de tablón de madera y decir que eres la cantante de Los Punsetes: también podrán confundirte con Läck, la emblemática estantería de Ikea que ha salvado a numerosos festivales mediocres soportando el peso de infinidad de artistas de la altura de, yo que sé, León Benavente, sin mayor desgracia que tener que soportarles en directo, ni sufrir un más que probable accidente. Todo ello por un económico precio.

Hazte pasar por el logopeda de Jota, de Los Planetas: aunque es posible que éste ya se encuentre dentro del recinto. En su defecto, puedes hacerte pasar por la menopausia de La Bien Querida.

Soborna a los puertas con farlopa: aunque lleven la suya propia, es probable que, con sus sueldos de mierda, hayan pillado la peor fafa de todo Madrid. Al menos la tuya no les sabrá tanto a tiza, yeso y cavidad anal.

Trágate la lengua frente a la puerta de entrada: a uno en el FIB le funcionó. Aunque tampoco es que esto sea una información veraz; ni tampoco sabemos si sobrevivió para contarlo.

Busca por Grinder al cantante de La Casa Azul: un match con Guille Milkiway puede ser la llave para entrar gratis en el recinto e hincharte a popper by the face.

Quema el recinto.

Artículos Relacionados