Arctic Monkeys ya son los nuevos Franz Ferdinand

Arctic Monkeys son los nuevos Franz Ferdinand

EL NUEVO DISCO DE LOS BRITÁNICOS LES CONFIRMA COMO LOS NUEVOS JUGUETES ROTOS DEL INDIE INTERNACIONAL, A LA ALTURA DE LOS LAMENTABLES FRANZ FERDINAND

Hoy es una fecha señalada para los amantes de la música: Arctic Monkeys sacan nuevo disco tras varios años de silencio. Aguantamos la respiración antes de dar al play al primer tema, como a punto de presenciar la detonación controlada de un inmenso edificio en ruinas, y finalmente así es; la ruina se presenta ante nosotros en su máximo esplendor.

Y es que si Arctic Monkeys acaban de sacar el peor disco de los últimos veinte años, pues se dice -aunque en cierto modo nada de lo que hubieran hecho los ingleses nos habría gustado realmente, y lo criticaríamos duramente porque, como sociedad, damos lástima-.

No presenciábamos un declive de originalidad semejante desde el ya lejano ‘Reflektor’ de Arcada Fire. Una pareidolia bien simulada que se veía simplificada por momentos en una mera banda más del montón, sin mayor proyección en un futuro próximo que la de convertirse en los Franz Ferdinand de turno.

Y en efecto, por mucho que medios menores como MondoSonoro o Indiespot vayan a lamerles el culo, el nuevo disco de los británicos es una castaña como un piano de grande.

En un vago intento de sobrellevar el sopor resultante de tamaña tortura, nos ponemos de fondo ‘Take Me Out’ de los mencionados Franz Ferdinand, e intentamos rememorar lo mucho que lo bailamos allá por el 2004.

Años más tarde, la banda espejismo del momento ha retomado los escenarios con un vago halo de misticismo de Pull&Bear. Para el 2027, esta sensación que emana ya de forma natural de los Ferdinand la sentiremos por los Arctic Monkeys, cuando les vayamos a ver al escenario principal de DCode, con cierta desgana. Y tras decir todo esto, ya solo falta que nos escuchemos el disco.

Artículos Relacionados