Bon Iver: su transformación de la depresión a la vigorexia

GRAN APASIONADO DE LA HALTEROFILIA,  BON IVER ESTARÁ GIRANDO POR LOS MEJORES GIMNASIOS DEL PLANETA

’22 A Million’ es el disco que ha sacado de la depresión, una vez más, al cantante Bon Iver. La mala digestión de la fama le ha llevado a escribir otro capítulo oscuro en su dilatada carrera. 

Consciente de ello, ha querido aclarar que “no sólo la música me ha salvado; me he puesto a tope en el gym, sudando todas mis rayadas a golpe de spinning… Perdona que interrumpa la entrevista, voy a hacer unos burpees y vuelvo”.
 
Tras su vuelta, sudoroso, nos cuenta que las Olimpiadas de Río le han ayudado a cambiar el chip. “La halterofilia me dejó loquer. Toda esa fuerza y energía comprimida en cuerpos tan deformes, como el mío, me dieron el empujón para salir de mi cueva y ponerme a escribir nuevos temas”.
 
“Empecé levantando las bolsas de la compra. No puedo pasar de fofisano a vigoréxico sin un entrenamiento, soy consciente”, y añade que “hay que llevar una dieta sana también, así que dejé la coca, los barbitúricos y toda esa mierda de Häaggen Dazs. A pechuguitas y ensaladas, bro”.
 
Para la gira del nuevo disco, ‘A tope de Vocoder’, recorrerá los mejores gimnasios del mundo con un espectáculo que mezclará fitness, halterofilia y todos sus grandes éxitos. “La idea es que deje de sonar esa mierda que ponen en todos los gimnasios, mientras que hago mi rollo con mis pesas y el vocoder, ¿entiendes?”.

Artículos Relacionados