Paul Banks, líder de Interpol, se denuncia a sí mismo por plagio

ARGUMENTA QUE EXISTE UN PLAGIO DESCARADO EN TODA SU DISCOGRAFÍA

Los neoyorquinos Interpol, han protagonizado el suceso surrealista de la semana. Su líder, Paul Banks, se personó en los juzgados del Condado de Nueva York denunciando a su propio grupo por plagio. Según Banks “todas sus canciones son exactamente iguales. Las comparas unas con otras y no las distingues, no hay manera humana”.
 
En palabras de su manager, “Paul ha estado sometido a fuertes presiones durante los últimos meses. Grabar un disco de rap y que le salga una mierda no le ha sentado nada bien”.
 
“Creemos que ha entrado en una vorágine un tanto esquizoide. Se habrá zampado todos nuestros discos del tirón y tiene un batiburrillo en la cabeza de cojones”, se sincera el guitarrista Daniel Kessler.
 
El juez, por otro lado, ha desestimado la causa ya que, según el auto, “entiende que uno mismo no puede ser denunciante y denunciado al mismo tiempo por asuntos de plagio, copia o usurpación de una obra de la que él es el propio autor”.
 
Sin embargo, en declaraciones extraoficiales, el propio juez nos cuenta que, “si se encontrara en otro Estado, como por ejemplo, yo que sé, Colorado donde, con todo el descaro, un día te legalizan el matrimonio gay y al otro la marihuana, pues hombre, igual hasta le permiten meterse en este guirigay”
 
Mientras tanto, Banks se encuentra en libertad condicional tras haberse peleado consigo mismo en los urinarios de los propios juzgados, y herir de gravedad a tres agentes al grito de “¡góticos de mierda!”.

Artículos Relacionados