Morrissey es detenido por delitos de exhibicionismo y obscenidad

HABRÍA SIDO HALLADO MASTURBÁNDOSE FRENTE A UN REBAÑO DE VACAS, FARFULLANDO ARGUMENTOS ECOLOGISTAS

Según fuentes oficiales, Morrissey habría sido puesto a disposición judicial el pasado viernes, acusado de escándalo público, delitos de obscenidad y exhibicionismo, tras haber sido hallado frente a un rebaño de reses “aliviándose como un puto gorrino”, según las propias palabras de Jacinto Mariño, testigo de lo ocurrido y vecino de la localidad pontevedresa de Ponteareas. “Yo salía como de costumbre a hacer recados, y al pasar por delante de las bestias miré a un tío raro ahí haciéndose cosas… ¡Casi le arreo una galleta que le dejo tolleito, oh! ¡Cagondiola!”.

Tras inmovilizar al músico, éste habría interpuesto una querella contra sí mismo por agresión sexual, asegurando a las autoridades ser inocente de cualquier acusación que se pueda realizar. “No me la estaba machacando, era mi ego el que lo hacía, y sin mi consentimiento. Es por ello que mi abogado se ha puesto manos a la obra para que todo este asunto se quede en nada”.

Tras preguntar al artista por el motivo de su visita a Galicia, éste contestó, algo nervioso, que “me habían comentado que era todo muy verde y muy bonito y muy inspirador para un nuevo disco… y que había unas vacas, ¡oh, qué vacas! Con sus manchitas, y sus pezones rosas, y esos ojitos… Taaan suaveees… – FAP FAP FAP -“.

Algunas de las voces más influyentes del panorama internacional, entre las que no se encuentran ni Pitingo ni Pablo Alborán, se han manifestado en Twitter en relación a lo ocurrido, algunas de ellas más en serio que otras. “Nada como una buena manola para crear conciencia, di que sí jaja”, podíamos leer esta mañana en la cuenta oficial de Jarvis Cocker, voz de la célebre banda Pulp.

“Nosotros siempre hemos defendido la obscenidad, pero pelársela con un animal de granja… ¡Tío, eso ya era una guarrada en los 60, y de aquella valía todo!”, apuntaba un indignado Mick Jagger. “Yo tuve una experiencia desagradable con Morrissey en la última gira de Gorilaz; me agarró el culo, me sopló en la nuca, y me preguntó con un rebuzno que “a dónde vas monito”, el muy puerco”, confesaba, todavía afectado, Damon Albarn.

Esta mañana el músico era puesto en libertad bajo fianza, negándose a hacer declaraciones de ningún tipo, a la espera de que el juez dicte sentencia. Su anterior manager, por el contrario, ha sido el responsable de poner la guinda al asunto. “En realidad Meat Is Murder se iba a llamar Don’t Eat Animals. Fuck Them, pero la discográfica insistió en que la gente no aprueba este tipo de cosas, así que la banda cedió… Morrissey tenía el camerino lleno de peluches de animales con extraños orificios… En fin, “cosas de veganos”, me dije… Pero la cosa era más turbia”.

Artículos Relacionados