Los Power Rangers serán los nuevos porteros de la sala Bataclan

LOS HÉROES LEGENDARIOS, ICÓNO DE LOS 90, SE ENCARGARÁN, A PARTIR DE HOY MISMO, DE LA SEGURIDAD DE LA CÉLEBRE SALA DE CONCIERTOS

A todos se nos revuelve el estómago, un año después, al recordar los trágicos sucesos que tuvieron lugar en la Sala Bataclan, en la capital francesa, en el marco de un show de los rockeros Eagles Of Death Metal. Pero como lo que quieren todos esos radicales es acongojarnos, que vivamos con miedo, y dejemos de hacer nuestras vidas, nosotros, desde Mondo Insonoro, nos hacemos eco, orgullosos, de la buena nueva que nos traen los titulares de los principales diarios internacionales. Los legendarios héroes de los 90, los Power Rangers, han aceptado encargarse de la seguridad del recinto, y lo que es todavía mejor; el Megazord, la inmensa mole de cartón piedra con la que los Rangers luchaban contra los monstruos, tras medrar estos sin ningún tipo de sentido, trabajará codo con codo con los héroes.

“¡Ningún radical retrasado va a conseguir que los amantes de la música dejen de acudir a los conciertos de sus bandas favoritas! ¡Vamos, Rangers!”, podíamos leer esta mañana en el Twitter del Power Ranger rojo, célebre estrella del porno, que viene de vuelta de estrenar su nueva película, “¡Métemela, pisote!”, y de ganar el premio Pene de Oro por su papel, pasivo, en “Go, Go, Power Nabo”.

“A mí me sigue jodiendo ese rollito racista que nos llevábamos en los 90; que si el negro es el Ranger negro, y la china la amarilla, JA JA; ¡Pues ni puta gracia!”, el Power Ranger negro aprovechaba la ocasión para reivindicarse. “¿Y cuál querías ser? ¿El rosa, cansino de mierda? Que llevas veinte años lamentándote”, contraatacaba el Ranger verde, añadiendo que “a mí aquí no me tose ni Dios, que soy el puto amo”.

“Yo creo que estos paletos no van a gestionar bien la seguridad del recinto. Hasta las Tortugas Ninja lo harían mejor, si me apuras”, aseguraba un dolido Goku, celoso de los Rangers. “Con ese tupé arcaico, y el vestidito naranja, seguro que lo harías tú mejor, nipón de mierda”, intervenía, vía Twitter, el Ranger azul, a lo que el Ranger rosa añadiría más tarde. “Menudo panorama, muy del 2002; ¿buen gusto? ¡Ni puta idea, pasando! jajaja”.

Vegeta, célebre por su mala uva, zanjaría la disputa momentos más tarde; “¿Qué dirás tú, pija de mierda? Como se me hinchen los huevos y os mande una tollina se os va a quedar pequeño el universo para correr, pandilla de horteras, que parecéis espantapájaros”.

Jesse Hughes, líder de la banda Eagles Of Death Metal, mostró así su sorpresa en la página oficial del grupo. “¡Esto es la repanocha! ¿Qué será lo siguiente, Espinete vendiendo las entradas? ¡Chicos, malas noticias!”. Por su parte, Josh Homme, miembro de la banda y frontman de los potentes Queens Of The Stone Age, aprovechaba la ocasión para enviar su mensaje personal a todos los tarados que estén dispuestos a matar por su Dios. “Iros todos a tomar por el culo; tristes, que sois unos tristes”.

Desde la organizadora de la sala, no han tardado en enviar un comunicado oficial aclarando los motivos de su decisión, en un intento, infructuoso, de zanjar la polémica. “A ver si esos piojosos follacabras tienen cojones de volver, ahora que tenemos al Megazord en nómina, aparcado en la puerta, y a los Rangers repartiendo collejas a todo aquel que se pase de listo. Digo yo que los fundamentalistas no distarán mucho de los masilla; igual de imbéciles, y con un Dios hortera que canta a la vista que pierde aceite, el Mustafá ese, o el Mahoma, o Alá… ¡Qué sé yo! ¿Pikachu? ¿Cómo coño se llamaba el paria ese?”, ha asegurado, jactándose, el presidente de la organización.

Artículos Relacionados