Las integrantes de Savages reconocen que no adoran tanto la vida

DE HECHO SON BASTANTE LÚGUBRES Y ALGO TACITURNAS

Las integrantes del genial conjunto de rock Savages, que vienen de vuelta de hacerse con un amplio ejército de seguidores por todo el mundo -dado el gran éxito que han acogido con su último trabajo, Adore Life-, han asegurado en exclusiva para Mondo Insonoro que “no adoramos tanto la vida como aseguramos en nuestro último álbum. De hecho no hay concierto de Savages en el que, como mínimo, no se den media docena de intentonas de suicidio entre integrantes del grupo y de la organización”, ha reconocido Jehnny Beth, la carismática voz de la banda.

En una amplia entrevista en la que han hecho referencia a la intensidad de su directo, la acogida del público, y la reciente colaboración con el célebre músico Trentemøller -unión que nos ha dejado el fabuloso tema River In Me- la formación ha profundizado en su incursión en la escena de rock inglesa, que las ha catapultado al público internacional, teniendo presencia este último año en varios de los carteles más importantes de todo el mundo.

 
“El público quiere guerra. Shut Up, Fuckers, Sad Person… ¡Me dan ganas de ponerles una pelota de goma en la boca a todos y todas y cabalgarles, joder!”, ha asegurado Jehnny Beth, a lo que Gemma Thompson, guitarra del conjunto, ha añadido; “No hay nada comparable a la sensación de entrar en el camerino y encontrarte al pipa colgado en el armario. Me descojono con las notas de suicidio que dejan”.
 

Todo bajo la inquietante presencia de Ayse Hassan, bajista del conjunto, quien se ha mantenido en un sepulcral silencio, con una mirada afilada que reflejaba la inquina hacia la prensa musical.

En referencia a la colaboración de Savages con el músico Trentemøller, fue Fay Milton, batería del conjunto, quien ilustró a este medio sobre el proceso de creación de River In Me. “Estábamos en Berlín, dado que teníamos varias fechas señaladas en Alemanía, y un tío raro, con el pelo delante de la cara, oculto tras la sombra de la capucha, se acercó a nosotras hablando por medio de un sintetizador, o eso parecía; tras hacerle saber que no entendíamos un coño, su manager se puso en contacto con nosotras”.

 
“Fue una gran experiencia, se trata de un artista como la copa de un pino, aunque algo niño rata… Creo que le han fichado para la tercera temporada de Mr. Robot; hace de Pentium 4”.

Artículos Relacionados