Eddie Vedder y Joaquín Sabina forman banda de postrock instrumental

Eddie Vedder y Sabina juntos en una banda de post rock instrumental

TRAS LA RECIENTE AFONÍA SUFRIDA POR LOS ARTISTAS, HAN DECIDIDO UNIR FUERZAS EN UN NUEVO PROYECTO CONJUNTO DEDICADO AL INSTRUMENTAL: CAÑÍ PRIDE

De vuelta de haber sido violado por un delfín en Oropesa del Mar, Joaquín Sabina no se rinde a los impedimentos del medio y se propone seguir con su carrera cueste lo que cueste. El cantautor madrileño, tras haber perdido la voz, se ha dispuesto iniciar una incursión en el mundo del postrock instrumental.

«Un día, buscando los grandes éxitos de Chambao en Spotify, me encontré con un disco de Mogwai. Al principio creí que se me había jodido el ordenador, pero luego caí en la cuenta de que la gente lo consideraba música y hasta iba a verles», ha asegurado el artista. «Y me dije: pues para cuando me quede sin voz ya tengo plan de pensiones», ha añadido.

Tras contactar con Toundra para proponer a la banda madrileña una colaboración, y recibir la negativa de los mismos -creyeron que se trataba de una broma de los Sidonie, algo típico en el día a día de la banda-, Sabina no dudó en escalar más alto e intentar convencer a otros artistas de renombre internacional para unir fuerzas en este nuevo proyecto.

«Vi que el hippie ese de Pearl Jam tenía más me gustas que yo en Facebook, y encima había perdido la voz, del mismo modo que yo la había perdido, así que nada, supuse que por un par de tetra briks de Don Simón y algo de calderilla se vendría con su banda a hacerme el disco, pero se cotiza caro el melenudo».

Tras una ardua negociación con Eddie Vedder, este habría cedido a colaborar con el madrileño a cambio de utilizar su apartamento de Playa Mayor quince días en agosto durante los próximos diez años. «Que se cree que voy a durar tanto, el hijo puta», ha asegurado Sabina, insistiendo en «la importancia de mantenerse en sintonía con las nuevas generaciones y un buen proveedor de whisky».

Artículos Relacionados