El FMI recomienda al FIB cambiar su nombre por el de PIB

DESDE EL FIB AFIRMAN QUE SEGUIRÁN EN RECESIÓN PERO “AL MENOS MOLAREMOS MÁS DE CARA A LOS “BUITRES” DEL BANCO MUNDIAL”

El emblemático y denostado Festival Internacional de Benicàssim –FIB– podría tener las horas contadas, en cuanto a su nomenclatura se refiere. Y es que el FMI, a través de su directora gerente Christine Legarde, ha recomendado al Gobierno en funciones de Mariano Rajoy cambiar el nombre actual por el de PIB. El presidente estaría muy por la labor ya que “acercaría poshturash y rebajaría tenshionesh frente a Alemania”.

Los mandatarios del Banco Mundial creen que sería un gesto adecuado para sostener la economía del país ya que animaría a muchos empresarios extranjeros a invertir en un festival que “ni siquiera sabrían de qué va”, pero que “tendría un nombre muy cool”.

Desde el Gobierno en funciones han comenzado las conversaciones con la empresa organizadora del evento, Maraworld. Ésta advierte de los posibles efectos secundarios de dicha reforma a través de su director, Melvin Benn, quien asegura que a Benicàssim se viene a “beber y ponerse uno ciego, y si puedes, pillas cacho con alguna guiri, que para eso las traemos a la ciudad”, ha comentado de manera machista sin dejar de lado la parte primordial del evento, que es la música. “El nuevo nombre traería problemas a largo plazo, no para mí, evidentemente, que me forraría haciendo el mínimo esfuerzo como hasta ahora, pero si vienen grandes empresarios al festival a ponerse tibios y quemarse en la playa seguro que terminan exigiendo a Bertín Osborne de cabeza de cartel”

La crisis institucional que afecta a España sería la cortina de humo perfecta para llevar a cabo un acto que los vecinos de la ciudad tildan como una desesperada llamada de atención. Benito Porcelano, miembro de la Asociación de Hosteleros de Benicàssim afirma que “es una noticia muy triste para todos nosotros” y que, junto al Brexit, es lo peor que le podía pasar a la emblemática localidad castellonense. “Acostumbrados al desmadre y destape de los guirolos ahora tendremos que aguantar a esos asquerosos yuppies repeinados regodearse con sus trajes y sus coches caros mientras se gastan su dinero en prohibitivos manjares y no en nuestras sobrevaloradas paellas y sangrías. Vamos, que no saben ni qué es una horchata”, ha zanjado con contundencia.

Artículos Relacionados